Razones del intento de magnicidio contra Maduro responden a intereses económicos extranjeros

Detrás del intento de magnicidio contra el presidente de la República, Nicolás Maduro, ocurrido el sábado 4 de agosto, se ocultan razones económicas, así lo afirmó María Alejandra Díaz, presidenta de la Comisión de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) dedicada a investigar a promotores de una intervención o invasión militar contra Venezuela.

La entrada en vigencia del programa de recuperación económica, previsto para el 20 de agosto, representa un “duro golpe” para élites políticas, ligadas al narcotráfico y al paramilitarismo, así como para el sector empresarial que depende del contrabando de combustible venezolano para mantener una imagen de soberanía económica.

La reorganización del subsidio a la gasolina, contemplada en el Censo Nacional Automotor, afecta los intereses de la oligarquía neogranadina al restringir su uso para fines delictivos, agregó.

El “negocio” que se vería principalmente afectado con la adopción de nuevas políticas económicas en Venezuela está relacionado con Ecopetrol, primera compañía petrolera de Colombia, dijo Díaz, quien lleva varios años investigando sobre el ataque económico contra la patria de Bolívar.

“La gasolina es el alimento de la guerra económica en la frontera, por tal razón las mafias de transporte y del combustible están reaccionando tan mal frente a la visión que el Presidente (Nicolás Maduro) plantea”, agregó en entrevista concedida a la Agencia Venezolana de Noticias (AVN).

En paralelo, la transferencia de 29.298 millones de barriles de petróleo certificado, procedentes del II Bloque Ayacucho de la Faja Petrolífera del Orinoco (FPO), al Banco Central de Venezuela (BCV) para la emisión de activos financieros, se presenta como otro de los detonantes del atentado fallido contra el Jefe de Estado.

El anclaje del Bolívar Soberano a la criptomoneda nacional, el Petro, no solo revaloriza la moneda, dado que contribuye a estabilizar la economía ante la inflación inducida “acabando con la guerra monetaria que sirve de alimento a las mafias en la frontera y a la corporatocracia mundial”, puntualizó Díaz.

En este sentido, significa un “ataque al corazón del sistema” dirigido por Estados Unidos (EEUU), nación que se configura como un “imperio global” por dominar el dólar.

“Con esta medida intentas hacerle contrapeso a la oligarquía financiera mundial, afectando los intereses de sectores estadounidenses muy importantes”, dijo.

Con información de AVN | Foto de Agencia Xinhua

Compartir la noticia en...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter